ESCENA GLOBAL

Un G20 con la cara de Brasil

En la presidencia del G20, Brasil propone agendas del Sur Global para encuentro de las mayores economías mundiales: combate contra el hambre, la pobreza y la desigualdad; desarrollo sostenible y reforma de la gobernanza global

01/12/2023 3:01 - Modificado hace 3 meses
Lula asumió la presidencia simbólica del G20 durante la 18ª Cumbre del G20 en India: la sostenibilidad y la lucha contra la pobreza guiarán al G20 Brasil. | Foto: Ricardo Stuckert / PR
Lula asumió la presidencia simbólica del G20 durante la 18ª Cumbre del G20 en India: la sostenibilidad y la lucha contra la pobreza guiarán al G20 Brasil. | Foto: Ricardo Stuckert / PR

Por primera vez en el liderazgo del grupo que reúne a las 19 mayores economías del mundo más la Unión Africana y la Unión Europea, Brasil organizará, a lo largo del mandato de un año al frente del G20, más de 100 reuniones de grupos de trabajo, que serán realizadas tanto virtual como presencialmente, además de cerca de 20 reuniones ministeriales. La culminación de este extenso trabajo será la Cumbre de jefes de Gobierno y Estado que se realizará en Río de Janeiro, los días 18 y 19 de noviembre de 2024.

Durante la reunión de instalación de la comisión que organizará los eventos de la presidencia brasileña del G20, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva habló sobre la importancia de la cumbre. "Posiblemente este será el evento internacional más importante que organizaremos", dijo. "Vamos a celebrar una reunión histórica en el país, en la que espero que se aborden cuestiones de las que tenemos que dejar de huir y tratar de resolver. Ya no es humanamente explicable que el mundo sea tan rico, con tanto dinero fluyendo a través del Atlántico, y que tanta gente siga pasando hambre".

Brasil creará dos fuerzas de tarea en el marco del G20 para ampliar la lucha contra la desigualdad a lo largo de la presidencia brasileña: la Alianza Global contra el Hambre y la Pobreza y la Movilización Global contra el Cambio Climático.

EJES — Durante la 18ª Cumbre de jefes de Gobierno y Estado, celebrada en septiembre en Nueva Delhi, India, el presidente Lula lanzó los tres principales ejes de la presidencia brasileña del G20: la lucha contra el hambre, la pobreza y la desigualdad; las tres dimensiones del desarrollo sostenible (económico, social y ambiental); y la reforma de la gobernanza global.

"Si queremos marcar la diferencia, tenemos que situar la reducción de las desigualdades en el centro de la agenda internacional", afirmó el presidente en su discurso de clausura de la Cumbre. "Todas estas prioridades están contenidas en el lema de la presidencia brasileña: 'Construyendo un Mundo Justo y un Planeta Sostenible'".

El desarrollo sostenible, que engloba la transición energética y la implementación de la economía verde en el país, es una de las prioridades brasileñas porque representa el principal instrumento de combate al cambio climático. Para el presidente, se trata de un campo en el que Brasil lo tiene todo para liderar en el escenario mundial.

"La transición energética se presenta para Brasil como la oportunidad que no tuvimos en el siglo XX: mostrar al mundo que quien quiera utilizar energía verde para producir lo que la humanidad necesita la encontrará en Brasil", afirmó. "Nuestro país es el refugio seguro para que la gente pueda venir, hacer inversiones y hacer que se convierta en un país definitivamente desarrollado".

Finalmente, el presidente explica por qué la reforma del sistema de gobernanza internacional es la tercera prioridad brasileña a lo largo del mandato: "Queremos una mayor participación de los países emergentes en las decisiones del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional. La insostenible deuda externa de los países más pobres necesita ser equiparada. Es necesario revitalizar la OMC y que su sistema de solución de diferencias vuelva a funcionar. Para recuperar su fuerza política, el Consejo de Seguridad de la ONU necesita la presencia de nuevos países en desarrollo entre sus miembros permanentes y no permanentes", afirmó.