COMPROMISO

El presidente Lula refuerza las prioridades de Brasil al asumir el liderazgo del G20

Combate al hambre, la pobreza y la desigualdad, el desarrollo sostenible y la reforma de la gobernanza global son las tres dimensiones que serán pautadas por la presidencia brasileña durante el mandato que se inicia hoy (1/12) y se extiende hasta el 30 de noviembre de 2024

01/12/2023 8:00 - Modificado hace 4 meses
Lula afirmó que el éxito de esta misión depende de la compensación financiera por parte de los países que destruyeron el medio ambiente | Imagen: Reproducción
Lula afirmó que el éxito de esta misión depende de la compensación financiera por parte de los países que destruyeron el medio ambiente | Imagen: Reproducción

En un video grabado para marcar el inicio del mandato rotativo de Brasil en la presidencia del G20, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva deja claro que el país marcará el tono de las discusiones del grupo que reúne a las mayores economías mundiales.

"Para Brasil, asumir la presidencia del G20 es más que una honra, es un compromiso. Compromiso de poner el combate contra el hambre, la extrema pobreza y la desigualdad en el centro de la agenda internacional", destacó Lula en su pronunciamiento. "No es posible que tanto dinero siga en manos de tan pocas personas y tanta gente no tenga dinero para comer lo mínimo necesario", dijo.

Al abordar la necesidad de enfrentar con determinación la crisis climática, afirmó que el éxito de esta misión depende de la compensación financiera por parte de los países que destruyeron el medio ambiente en nombre del progreso a cualquier costo. Lula recordó la urgencia de una transición energética a nivel global y señaló que Brasil reúne todas las condiciones para producir la energía verde que el mundo necesita.

"Nuestro tercer compromiso es involucrar al G20 en la lucha de Brasil por una nueva gobernanza global", aclaró. "No es posible que las organizaciones financieras creadas hace casi 80 años sigan funcionando con los mismos paradigmas, sin tener en cuenta los cambios estructurales del siglo XXI".

Lula también mencionó la necesidad de mirar temas estructurales como el racismo y las formas de violencia contra las mujeres, buscando la igualdad de derechos y oportunidades.